Antes hasta la Banda de Música acallaba las protestas obreras

Solía ocurrir en Durango que, previo al Día del Trabajo, operadores de cada gobierno estatal en turno trataban de calmar los ánimos de los obreros para que, a la hora del desfile, todo transcurriera en orden. De hecho, más que eso, pues el fin último era alabar al gobernador correspondiente. Así transcurría la celebración cada año, hasta que de plano falló toda negociación política para calmar los ímpetus de los inconformes y en el 2012 ya no aparecieron las altas autoridades en el templete; no quisieron exponerse más a los señalamientos y agresivas consignas de los trabajadores.RubenCardenas

Sin embargo, antier lunes primero de Mayo, cambió el formato: El gobernador volvió a presidir el desfile y soportó todo eso, como ningún otro lo había hecho. No menos de 20 mil trabajadores de organizaciones y sindicatos participaron y, entre ellos, hubo quienes le expresaron a gritos su descontento. Al gobernador José Rosas Aispuro “le llovió”, pero resistió estoico, sin moverse de su lugar, aunque algunas de estas demandas son herencia del pasado o conflictos cuya competencia es de la autoridad federal, como el caso de los docentes. Otros buscaron cita, al pasar, con las instancias respectivas o lo hicieron al terminar el evento.

Si bien es cierto que escuchar a la ciudadanía no es un favor o una concesión, sino una responsabilidad de las autoridades, pero si en el pasado no se cumplía esta práctica y, por el contrario, se trataba de silenciar la voz de los trabajadores, es de destacarse que hoy las cosas se manejaron diferente.

Y es que antes, en el ánimo de simular una fiesta sin tropiezos, hasta a la Banda de Música del Estado le apartaban un lugar inmediato al templete de autoridades para que, al tocar a todo volumen, nadie escuchara protestas o vituperios al mandatario en funciones.

“La marcha de Zacatecas” o cualquier otra interpretación entusiasta de los músicos aligeraba el grito de quienes se atrevían a desafiar a las autoridades, ante la falta de acuerdos con los enviados especiales que habían tratado de tranquilizar a los demandantes en los días previos, casi siempre a través de la dádiva o la componenda, para que no asomara imprevisto alguno.

En las administraciones priístas, los sindicatos tricolores, como la CTM, CROC o SNTE, nunca representaron algún riesgo de agresión hacia las autoridades; si acaso en los últimos años los miembros del magisterio ya no fueron dóciles ante sus dirigentes gremiales. En cambio, la CNTE o el STAUJED siempre compitieron en el nivel de decibeles con la Banda de Música del Estado. A los contingentes de estas dos agrupaciones sindicales nunca se les permitió la libre expresión en los desfiles obreros y menos lograron así el establecimiento de una agenda inmediata para revisar sus pendientes.

De ahí que lo ocurrido este lunes último representa un cambio que debe aprovecharse para iniciar una relación distinta entre el Gobierno y la clase trabajadora. Escuchar representa el inicio de una comunicación que debe garantizar respuestas favorables para quienes las han buscado por siempre y nunca fueron atendidos.

En la medida en que se mantenga la apertura de las autoridades para atender con eficacia a los ciudadanos, aun si las demandas pueden darse en términos poco convencionales, un gobierno puede recuperar la credibilidad, confianza y respeto de la sociedad. Si los gobiernos se habían alejado de la sociedad, es momento oportuno de terminar esa insana práctica, antidemocrática a todas luces. Durango ya no lo merece; por eso creyó en la alternancia.

COLMILLOS Y GARRAS

DESPUÉS DE 38 años de ausencia de un equipo de beisbol profesional que representara a Durango, ayer por fin debutaron en casa Los Generales de Durango, de la Liga Mexicana de Beisbol. Una fecha que se había retrasado, pero ayer todo estuvo dispuesto para que los seguidores del beisbol volvieran al estadio “Francisco Villa”, que fue totalmente remozado… SE INVIRTIERON 47 MILLONES de pesos para reconstruir el estadio, edificado hace 45 años, que ya tenía serios daños estructurales. Ahora, el inmueble cumple con todas las exigencias de la Liga Mexicana de Beisbol y será la sede del equipo duranguense… LOS FANÁTICOS LOCALES de la pelota caliente se tuvieron que conformar, por casi cuatro décadas, con los equipos profesionales cercanos, como Vaqueros Laguna o Venados de Mazatlán, en la Liga del Pacífico; sin embargo, ahora ya tienen un equipo en casa. Bienvenido este deporte que tanta satisfacción dio en el pasado y que crea una nueva expectativa.

Twitter @rubencardenas10

Ruben Cardenas Ruben Cardenas (428 Posts)


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *