Sin embargo,

Coincidí con el comunicador sinaloense Javier Valdez Cárdenas, director de la revista virtual RíoDoce, en un encuentro promovido por la Casa de los Derechos de los Periodistas en la Ciudad de México, hace poco más de cinco años, al que acudimos cien profesionales de todo el país. El objetivo era establecer protocolos no sólo para tratar de proteger nuestra integridad física ante el azote de la inseguridad en todo el territorio nacional, sino para conocer y poder demandar el cumplimiento de nuestros derechos.RubenCardenas

En tres días, los asistentes quedamos capacitados para replicar los talleres entre colegas y protegernos por nuestra cuenta en la medida de lo posible; sin embargo, eso no ha librado a la actividad periodística de ataques y atentados fatales. En sólo este 2017, seis muertes es el trágico saldo de la intolerancia que busca acallar voces con balas.

La mañana de este lunes, Valdez Cárdenas fue acribillado por un comando en el centro de Culiacán, Sinaloa, muy cerca de su lugar de trabajo. Por supuesto, el paso siguiente a cada uno de estos crímenes es la promesa gubernamental de “investigar hasta dar con los responsables”, algo que siempre se queda en buenas intenciones. Al menos, así ha pasado con los últimos doce o quince casos, pasando por el de Regina Martínez, Rubén Espinoza y otros más.

En este fatídico 2017, han sido ultimados Cecilio Pinedo Brito y Filiberto Álvarez, en Morelos; Maximino Rodríguez, en Baja California Sur; Ricardo Monlui, en Veracruz; Miroslava Breach, en Chihuahua y ahora Valdez Cárdenas, en Sinaloa. Igualmente, antier sufrió un atentado la directora comercial del semanario “El Costeño”, en Autlán, Jalisco, en el que ella resultó lesionada y muerto su hijo. Todos estos casos se mantienen impunes y no hay un solo detenido que responda por estas agresiones.

Como se observa, el 2017 es un año negro para los periodistas mexicanos. Según Artículo 19, organismo defensor de los derechos de los comunicadores, se registra una agresión diaria contra alguno de ellos y seis de cada diez amenazas ocurren a través de las redes sociales. Por cierto, agentes gubernamentales siguen siendo los principales hostigadores de periodistas, aun por encima del crimen organizado.

Javier Valdez Cárdenas era especialista en el tema del narcotráfico; de hecho, escribió cinco libros acerca de esta ilícita actividad; en su columna “Mala yerba” solía abordar historias sobre personajes de ese ámbito. Siempre supo que pisaba suelo altamente peligroso, pero nunca estuvo dispuesto a callarse ni a renunciar a su compromiso de informar a la sociedad sobre asuntos que no están a la luz pública.

“Los sinaloenses copulamos con el narcotráfico”, me comentó Javier Valdez en aquel encuentro en el entonces Distrito Federal, para ilustrar de la mejor manera posible la estrecha relación de este rubro ilícito con los distintos sectores políticos, sociales y económicos de Sinaloa. Convencido de que su trabajo lo mantenía en un peligro inminente, prefería contar a medias las anécdotas sobre los asuntos que estaba investigando, porque muchos de esos personajes seguían vigentes y poderosos.

Ese crimen produjo, desde la mañana de este lunes, protestas y condenas a lo largo del país y en el extranjero. En la capital del país hubo una manifestación frente al Ángel de la Independencia y otra frente a la Secretaría de Gobernación.

Todos los mecanismos dispuestos para “proteger a los periodistas” han fallado en México y el grito de “Ni uno más” se sigue perdiendo en cada garganta que lo pronuncia. No hay voluntad política para ejercer la plena libertad de expresión. El derecho a informar y ser informado naufraga en las traicioneras aguas de la impunidad, pero aun así tenemos que seguir dando a conocer noticias, sean o no del agrado de algunos, porque la noticia no acaba ni se detiene ni deja de producirse con la muerte de un informador.

‘COLMILLOS Y GARRAS’

A PARTIR DE esta semana, la alcaldesa de Gómez Palacio, Leticia Herrera Ale, dispuso que los directores del Ayuntamiento realicen recorridos frecuentes por el barrio, colonia o fraccionamiento, para que conozcan directamente y solucionen los problemas que aquejan a sus habitantes. Acercar el gobierno a la gente fue uno de sus principales compromisos de campaña…TAN SÓLO EN el municipio de San Dimas, unas setenta personas han sido desplazadas por la violencia que acarrean grupos armados provenientes de Sinaloa, según reconoció Adrián Alanís Quiñones, Secretario General de Gobierno…DURANTE EL PASADO fin de semana se registraron diecisiete muertes violentas en el estado, principalmente debido a accidentes carreteros y tres de ellas por suicidio.

Twitter @rubencardenas10

Ruben Cardenas Ruben Cardenas (407 Posts)


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *